Opinión


11/04/18

Iván Guerrero

  1. Regeneración de España

    El concepto de regeneracionismo ya se utilizó a finales del XIX y principios del XX, sobre todo a partir de la pérdida de nuestras últimas provincias de Ultramar. Hay que volver a utilizarlo y poner en marcha esa regeneración tan necesaria en España, pues ya estamos en medio de otro desastre.

    La actual situación política, social y económica española, caótica e inútil, debería terminar. Se debe hacer un ''punto y aparte''. España necesita regenerarse, pero esa regeneración debe ser puesta en marcha con hechos y no quedarse sólo en palabras.

    17 reinos de Taifas (Comunidades autónomas) que han desembocado en separatismos, terribles ataques al orden natural, una monstruosa corrupción política, una deuda salvaje, etc... 

    Encima, partidos secesionistas, anti monárquicos, anti cristianos, o sea la ''anti España'' se han ido también, poco a poco y con mil argucias, introduciendo en nuestras cámaras.

    Se ataca a la iglesia Católica (institución moralizadora). Cualquier opinión, acertada, de un clérigo español es tachada por la mayoría de los grandes medios oficiales, de opiniones poco menos que ''inquisitoriales'' (siempre defenestrando sin más a la inquisición española, el problema de hablar sin saber). Los ataques al cristianismo en este país son constantes con el Estado desentendiéndose de ellos.

    Eso si, apoyo de muchos de esos mismos medios a clérigos cuando salen diciendo cosas totalmente absurdas, como por ejemplo eso de que la Virgen María hubiese apoyado aquella concentración del 8 de Marzo de feministas radicales.  

    Seamos claros, España, para sobrevivir y ser una vez más fuerte y respetada, necesita hacer de nuevo grandes reajustes en el sistema. Este sistema, partitocrático, con cámaras ocupadas por facciones que han demostrado con creces muchos de los miembros que las conforman ser unos verdaderos ineptos y corruptos. Pero, por otro lado, muy útiles ''funcionarios-títere'' de la criptocracia, sus verdaderos amos parece ser y no el pueblo español.

    Nuestra patria está siendo, sibilinamente, conquistada sin darnos cuenta. La criptocracia, por medio de su ''caballo de Troya'' particular, la masonería, se están haciendo (o se han hecho ya) con el control de nuestro país para transformarle con el tiempo en una mera provincia de ''su'' nación grotesca europea (UE) y a su vez esta dentro de ''su'' imperio mundial (NOM), mediante, entre otras cosas, una deuda galopante. 

    Y, ¿algún ''líder'' político de nuesto país nuestro se ha opuesto a esa conquista?, ¿se opone alguno ahora o mas bien se ha unido a ella?. ¿Dicen lo que en realidad le está pasando a España?. No, pues o bien no lo saben o no les interesa decirlo.

    Pero España, como he dicho, si quiere acabar con la mayoría de sus males y dar sosiego interior a la nación, debe regresar, de una vez por todas, a un sistema tradicional ''creado en España''. Un sistema que ya probó su eficacia en el pasado, adaptado al siglo XXI, que nos hizo una potencia en su momento. Nada de sistemas (foráneos) que ha la larga no sólo nos han hecho no pintar nada en el mundo sino también hacernos olvidar nuestra verdadera historia como pueblo para dejar de sentir con ello a la patria. 

    Soy optimisma, el cambio se que llegará tarde o temprano pues confío en la reacción a tiempo del pueblo español.

Twitter