Fernández Mañanes señala que la convivencia escolar en Cantabria "se percibe de manera positiva"

16/05/18


El consejero, durante el acto en la Universidad

El consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, ha asegurado que la convivencia escolar en Cantabria "se percibe de manera positiva", tal y como se deprende del informe elaborado por la Universidad de Cantabria sobre 'Clima, conflicto y gestión de convivencia en los centros educativos no universitarios' durante el curso 2016-17, que hoy ha presentado el consejero.

El acto ha tenido lugar en el campus universitario y ha contado con la presencia de Teresa Susinos, vicerrectora de Internacionalización y Cooperación de la Universidad de Cantabria; María Isabel Fernández, directora general de Innovación y Centros Educativos, y José Manuel Osoro, decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Cantabria.

En primer lugar, el titular de Educación ha querido agradecer y reconocer el trabajo realizado por el Equipo de Investigación en Desarrollo Socio-Emocional, Bienestar y Educación (IDSEBE) y, en especial, a los coordinadores del informe, Susana Lázaro y Andrés Fernández, por su "generosidad" en la colaboración y presentación detallada de dicho documento.

Asimismo, ha querido subrayar que no existe en Cantabria un informe de este calibre desde el 2006, cuando se realizó un documento elaborado por la UNED en un contexto muy diferente al actual. "Ya por entonces, encontramos claves para afirmar que la convivencia escolar en Cantabria se percibe de manera positiva, aspecto que en la actualidad se mantiene", ha señalado el consejero.

Origen del informe

Fernández Mañanes ha explicado que durante el curso pasado el Observatorio para la Convivencia Escolar solicitó a la Consejería de Educación la realización de un informe de estas características, a partir de la visión del alumnado, profesorado y familia, pues se había detectado que no existía información actualizada que apoyara la "urgente" necesidad de abordar la convivencia escolar como "línea prioritaria" y estratégica de su departamento, por lo que se encargó la redacción del mismo a la Universidad de Cantabria.

En cuanto al trabajo de campo, se realizó durante los meses de abril y mayo de 2017. El muestreo se hizo entre el alumnado (un total de 1.432 encuestas), familias (523) y profesorado (327). Se emplearon cuestionarios diferenciados para cada colectivo, recogiendo información sobre el clima escolar y la percepción del funcionamiento del centro por parte del profesorado, añadiendo, en el caso del alumnado, su visión del aula.

El principal objetivo era conocer el clima escolar percibido por la comunidad educativa, el análisis de los comportamientos y actitudes conflictivas, la actuación de los diferentes agentes en la gestión de la convivencia y la formación docente en este ámbito, así como las necesidades detectadas y la satisfacción con la profesión.

Conclusiones

En cuanto a las conclusiones a las que ha llegado este informe, cabe destacar que el clima en los centros educativos de Cantabria se percibe de forma positiva. A pesar de ello, el alumnado normaliza agresiones de tipo psicológico y éstas, en menor medida, también están presentes en la relación entre el profesorado y el alumnado.

Asimismo, se ha detectado que existe un número significativo de niños, niñas y adolescentes que viven de manera continuada agresiones, verbales en su mayoría, aspecto que, en un principio, contradice la valoración positiva que se hace de la convivencia, por lo que nos lleva a pensar que parece que se normalizan este tipo de conductas como parte de la vida escolar, "aspecto sobre el que debemos trabajar", ha enfatizado Fernández Mañanes.

Por otro lado, aquellos centros educativos que promueven y realizan actividades proactivas presentan un mejor clima escolar y se dan menos agresiones. Lo mismo ocurre en los centros donde el alumnado manifiesta actitudes tolerantes a la diversidad.

"Las propuestas que más destacan todos los colectivos como necesarias para mejorar la convivencia tienen un marcado carácter preventivo", ha apuntado el consejero de Educación, quien ha puesto de manifiesto que aspectos como la educación en valores, la educación emocional y el fomento del respeto a la diversidad también demandan una mayor información sobre la problemática del acoso escolar.

Líneas de actuación futuras

A la vista de la información obtenida en este informe y a fin de atajar el "dato preocupante" detectado en el mismo, que revela que la comunidad educativa percibe que la conflictividad aumenta, se describen unas líneas de mejora a poner en práctica que tienen un "marcado carácter preventivo", como fomentar el rechazo ante todo comportamiento agresivo, además de potenciar los valores humanos y las habilidades de tipo personal y social.

También se apunta como "factor clave" subrayar la formación en competencias socio emocionales de los docentes, reconocer, visibilizar y promover el respeto por la diversidad, mejorar los canales de comunicación y colaboración entre alumnado, profesorado y familias, y, por último, posibilitar una participación más efectiva de todos los colectivos en la toma de decisiones de los centros, fomentando el papel protagonista del alumnado.




La Cuadrilla Taurina

Parlamento Cantabria

Twitter