La conflictividad laboral aumenta un 80% en Cantabria

17/12/17


Cantabria acumula un crecimiento sostenido de su Producto Interior Bruto (PIB) del 2,5% en lo que va de año. Pero esa mejora de la riqueza regional, que ya en 2016 subió un 2,2%, no se ve reflejada en las condiciones laborales. Esa realidad, junto a las “perversas repercusiones” que sigue teniendo la reforma laboral de 2012, explica, según Laura Lombilla, secretaria de Empleo de Comisiones Obreras de Cantabria, el crecimiento exponencial de la conflictividad laboral.

Según el último avance de 2017 del Ministerio de Empleo sobre huelgas, entre enero y agosto de este año se han registrado en Cantabria 18 huelgas, un 80% más que en el mismo periodo de 2016,  en las que han participado 1.699 trabajadores y trabajadoras, un 212,3% más que en esos ocho meses del año anterior. Entre enero y agosto se ha superado el número de participantes en huelgas y de jornadas no trabajadas al registrado en 2016.

“Las trabajadoras y trabajadores siguen sufriendo el recorte en sus condiciones mientras ven cómo la economía sigue creciendo”, explica Lombilla, y eso “hará que la conflictividad laboral vaya en aumento”. Es imprescindible, según Comisiones Obreras que las empresas trasladen la mejora económica a sus empleados y que se logre cuanto antes el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), que debe entrar en vigor en 2018 y que fija el aumento medio del salario y fija criterios en materia de empleo y contratación, formación y cualificación profesional, procesos de reestructuración, seguridad y salud en el trabajo, o los mecanismos de negociación y sistemas autónomos de solución de conflictos, entre otros aspectos.

La tendencia de aumento de las huelgas en Cantabria también se registra en todo el Estado, aunque en todo el país es mucho menos acentuado ya que sólo se acerca a un 16%. De hecho, en España, se produce un descenso sostenido de las huelgas desde 2010 hasta la fecha.

“Nos preocupa que el clima laboral esté tan enrarecido y que se sostenga un discurso de ‘salida de la crisis’ que, evidentemente, no tiene una traducción en los salarios ni en las condiciones laborales”, recalca la secretaria de Empleo de CCOO de Cantabria.

En el mismo periodo estudiado, entre enero y agosto, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social contabiliza un total de 1.278 trabajadores y trabajadoras afectados por Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), de los que 1.057 han visto suspendidos sus contratos, 127 han sufrido una reducción de jornada y 94 han sido despedidos de forma colectiva.




Verdad o Mentira 18.10.18

Parlamento Cantabria

Twitter