El Gobierno da por rota la negociación con los secesionistas y da un ultimátum para los Presupuestos

09/02/19


Carmen Calvo

Ambiente de final de legislatura en una rueda de prensa muy especial en La Moncloa. Con caras muy serias, que la vicepresidenta Carmen Calvo atribuyó con una sonrisa a que era muy tarde y aún no habían comido, el Gobierno ha anunciado este viernes que da por rotas las negociaciones con los partidos independentistas porque estos no aceptan el último documento del Ejecutivo sobre la mesa de partidos. Calvo ha lanzado un ultimátum al PDeCAT y ERC y ha explicado que ellos insisten en querer hablar de autodeterminación en esa mesa y eso es inviable. El Ejecutivo asume así que la legislatura puede estar llegando a su fin si los independentistas no cambian su posición antes del miércoles. "Sin los Presupuestos, el tiempo de la legislatura se acorta", señaló la vicepresidenta.

En plena oleada de críticas internas en el PSOE por la decisión del Gobierno de aceptar que en esa mesa hubiera un relator y con una manifestación convocada por la derecha el domingo, Pedro Sánchez y su equipo han decidido contratacar con un ultimátum que lanza toda la presión sobre los independentistas. No habrá más propuestas, explicó Calvo. Ahora ellos tienen que decidir si tumbar los Presupuestos el miércoles, sobre todo después de la manifestación del domingo, que mostrará lo que puede esperarles si la alianza de PP y Ciudadanos con apoyo de Vox llega a La Moncloa.

"Ustedes son testigos de que lo hemos intentado. Pero no tiene sentido que la sociedad no tenga las claves claras de lo que pretende este Gobierno. Durante años se pidió diálogo. Lo hemos hecho. Si esto no es suficiente hay que parar. Este documento es el destino final. Los independentistas tendrán que explicar por qué rechazan una oferta de diálogo bastante razonable", ha asegurado Calvo tras la reunión del Consejo de Ministros.

El Gobierno ha cambiado por completo de estrategia. De la opacidad hasta ahora sobre las negociaciones dirigidas por Calvo ha pasado a entregar a todos los periodistas nada más empezar la rueda de prensa la última propuesta sobre la mesa de partidos, tres folios en los que se habla de forma muy genérica de una "mesa de partidos en los que cada uno de los participantes planteará sus propuestas de resolución y proyecto político con total libertad", y se detalla la figura del relator sin ponerle nombre: "Al frente de esa mesa de partidos se propondrá de común acuerdo a una persona que será quien facilite la coordinación de los trabajos".

El anuncio se produce después de que se haya desatado una tormenta política por la decisión de aceptar la figura de un relator para la mesa de partidos que debería buscar una salida al problema catalán y después de que, tanto PDeCAT como ERC, formaciones independentistas clave para sacar adelante los Presupuestos, hayan registrado enmiendas a la totalidad de las cuentas en el Congreso de los Diputados. La decisión haría caer las cuentas del Gobierno socialista, aunque todavía hay margen para retirar esas enmiendas hasta el próximo 13 de febrero, fecha en la que se votarán en la Cámara baja, justo un día después de que empiece el juicio del procés, lo que hace aún más endiablada la situación.

La vicepresidenta ha descrito durante su comparecencia un panorama en el que las formaciones de derecha no ayudan al diálogo y sacan partido electoral de la crisis y en el que las formaciones independentistas tampoco han aceptado que la canalización del diálogo siga los cauces legales. "Lo hemos intentado hasta ese documento que ustedes tienen con total transparencia", ha aseverado Calvo, que ha incidido en el esfuerzo del Gobierno para pedir el apoyo a todos los grupos para unos presupuestos que necesita el país.

"Será muy difícil explicarle a los españoles que en esta situación no se apoyan los presupuestos que están para mejorar la vida a la gente", ha considerado. "Alguien tendrá que explicar por qué no quieren que se pueda seguir haciendo esfuerzos de mejora. El Gobierno pedirá el apoyo a todos. Los independentistas tendrán que explicar a Cataluña por qué anteponen otras cosas a los problemas de los catalanes".

Según el calendario previsto en la propuesta del Gobierno, antes de finales de febrero debía definirse la fecha de constitución de la mesa de partidos, el programa y el calendario de trabajo. También en ese mismo plazo debía elegirse a la "persona encargada de facilitar los trabajos", la figura conocida como relator. "Ayer advertí al vicepresidente de la Generalitat que no podemos dar muchas más vueltas sobre un tema, el referéndum de autodeterminación, que para nosotros es inaceptable. Eso quiere decir que rompemos el diálogo institucional, la respuesta es no", ha zanjado en el turno de preguntas. El diálogo no está roto, pero el ultimátum es claro. El Gobierno trata de recuperar la iniciativa y el control de la situación. Ahora deciden los independentistas si quieren asumir el coste de no apoyar los Presupuestos y abocar al Ejecutivo a una convocatoria de Elecciones Generales. El Gobierno parece preparado para arriesgar con ese movimiento si es necesario, y los escenarios siguen siendo dos: superdomingo en mayo jugándose todo el poder nacional, autonómico y local a una carta o ya en otoño el presidente en solitario.

El PP: "No podemos creer al Gobierno de la mentira"

El PP ha asegurado, tras la comparecencia de Calvo, que la protesta del domingo contra el Gobierno "es más necesaria que nunca". El portavoz adjunto de los populares en el Congreso de los Diputados, Carlos Floriano, ha asegurado que su partido no cree al "Gobierno de la mentira" cuando dice que "rompe con los independentistas". "El Ejecutivo de Sánchez sigue manteniendo el relator y la mesa de partidos al margen del Parlamento, lo cual es absolutamente intolerable", ha añadido.

Según Floriano, el PSOE "no quiere entender que en Cataluña hubo hace un año un golpe de Estado y que ese golpe de Estado aún no se ha resuelto".




Verdad o Mentira 21.02.19

Twitter

Galerías de fotos