Pedro Sánchez consigue una prórroga más del estado de alarma gracias a ERC

30/05/20


Sexta y última prolongación del estado de alarma en España por la pandemia del coronavirus. El Gobierno ha llegado a un acuerdo con ERC para que se abstenga, mientras negocia los votos de otros grupos parlamentarios y obtener de nuevo el aval del Congreso. Otros 15 días más para completar la desescalada.

Moncloa recompone así la relación con su socio de investidura, que en las dos últimas ocasiones ha votado en contra. El pacto alcanzado deja en manos de las comunidades la última etapa de este proceso hacia la llamada nueva normalidad ya que, a partir de la fase III, las autonomías serán la "autoridad competente" para adoptar y ejecutar las medidas, con la única excepción de las vinculadas a la libertad de circulación, según recoge textualmente el acuerdo. Además podrán plantear a Sanidad en qué momento cada uno de sus territorios supera esta última fase.

Ante una posible una nueva ola de contagios en los próximos meses el Gobierno, como ya había avanzado y también pactado con Ciudadanos, se compromete a priorizar "siempre que sea posible" aquellas normas legales de carácter menos excepcional que el estado de alarma y a no ligarlo con propuestas económicas y sociales , como sucedió con el primer decreto que aprobó para adoptar esta figura constitucional de carácter totalmente especial.

Pero el acuerdo con ERC obliga al Ejecutivo a que los cambios legislativos planteados, para sustituir al estado de alarma, pasen por analizar el artículo de la Constitución que lo regula, así como los relativos al estado de excepción y sitio y todas las leyes sanitarias, entre ellas de manera destacada la de Ley de Salud Pública, para que pueda existir una "cogobernanza" con las comunidades e incrementar la protección de los derechos fundamentales y libertades ciudadanas, en una situación análoga a la que ha provocado el Covid-19. Todo esto debe hacerse en el plazo de tres meses.

Por último, una vez que se llegue a un acuerdo en el ámbito europeo sobre el plan de recuperación "el Gobierno impulsará mecanismos para la participación de las autonomías en la gestión" de fondos procedentes de la UE.

Sobre este punto basa ERC lo que considera una concesión del Ejecutivo. Aunque no habla expresamente de Cataluña sino de todas las comunidades el comunicado de los republicanos apunta a que "el Govern de la Generalitat podrá gestionar los Fondos Europeos de Reconstrucción gracias al acuerdo al que ha llegado ERC", que ha sido validado por la Permanente Nacional del partido y que el lunes debe ratificar la Ejecutiva. De hecho, señalan que el Gobierno de PSOE y Podemos "se ha visto forzado a replantear su postura tras el toque de atención de los republicanos en la negociación fallida por la prórroga anterior".

La dirección de ERC lo ha avalado y apuesta por la abstención, explican, porque el Ejecutivo ha cambiado de actitud. 
Cataluña, apuntan, sin ninguna alusión al conjunto de las autonomías, "intervendrá en la gestión de los Fondos Europeos". Son miles de millones, señalan, para reindustrializar el país ante la crisis provocada por la pandemia Y también sin referencias a los demás sostienen que recuperan "las competencias" y serán "la autoridad en la toma de decisión del proceso final de la desescalada", a partir de la fase III.

No obstante, asumen que una de sus primeras reclamaciones, la convocatoria de la mesa de diálogo entre el Estado y la Generalitat con una fecha concreta, se queda al margen de esta acuerdo aunque sostienen que el Gobierno español ha expresado públicamente su voluntad de volver a reunirla cuando se entre en la nueva nomalidad.

Este acuerdo confirma que el Consejo de Ministros solicitará el martes a la Cámara la sexta prórroga y que contarán con el respaldo suficiente para su aprobación, gracias a la abstención de ERC y al resto de formaciones con las que Moncloa mantiene conversaciones en estos momentos.

La abstención de ERC convierte en menos relevante el respaldo de Ciudadanos, a pesar de que esta formación está abierta a acordar su voto a favor. Pero no está descartado. El Gobierno ha proseguido con el mismo estilo de negociación de las últimas dos ocasiones, en las que primero la abstención del PP y después su rechazo a nuevas prórrogas, le llevó prácticamente a una subasta con los grupos parlamentarios para conseguir el apoyo suficiente al mantenimiento del estado de alarma.

Esto significa que hay conversaciones con otros grupos, al margen de lo que se ha avanzado con ERC. Ciudadanos continúa siendo importante para el Gobierno y también el PNV, con quien la relación se había enfriado por el acuerdo con Bildu para derogar la reforma laboral, pergeñado precisamente como red de seguridad por si a última hora fallaba alguna alianza. Con los nacionalistas vascos el enfado se ha desbloqueado gracias a la cesión al País Vasco y Navarra de la gestión del recién aprobado Ingreso Mínimo Vital.

Con Coalición Canaria, que también ha salvado al Ejecutivo en las últimas votaciones, la interlocución es mucho más fluida. Y el Ejecutivo además está tratando de solucionar los problemas que se han generado con Compromís, que en la quinta prórroga votó en contra. Fuentes de esta formación aseguran que están dispuestos a apoyar al Gobierno sí hay una negociación de por medio.

Gracias a esta nueva versión de geometría variable, donde ERC parece ser el sustituto de Bildu -el comodín de quienes se abstienen- el Ejecutivo da por supuesto que sacará adelante la sexta y última prórroga del estado de alarma.




radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Twitter