Las obras del edificio municipal de la calle La Paz empezarán en mayo

16/04/18


Las obras de construcción del edificio municipal de la calle La Paz empezarán a ejecutarse en el mes de mayo, según ha anunciado hoy el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, quien ha indicado que la Mesa de Contratación ha propuesto su adjudicación a Ferrovial-Agroman, por un presupuesto de 2.423.324 euros y un plazo de 14 meses.

La actuación, promovida a través de la Sociedad de Vivienda y Suelo (SVS), permitirá dotar a la ciudad de unas nuevas dependencias “modernas y funcionales, propias de una administración cercana y eficaz”, en las que ofrecer un mejor servicio al ciudadano y mejorar también las condiciones de trabajo para el personal municipal, ha señalado Díaz.

En este sentido, ha destacado que el proyecto se enmarca dentro de una apuesta del equipo de gobierno por la modernización de las sedes municipales que contribuye además al ahorro de alquileres, así como a un mejor aprovechamiento de los espacios y a una mejor organización de los servicios.

En el caso del nuevo edificio de la calle La Paz, la idea es que pueda aglutinar los servicios económicos y de gestión tributaria del Ayuntamiento.

Según ha explicado Díaz, la nueva sede contará con una superficie de casi 1.700 metros cuadrados distribuida en sótano, semisótano, planta baja y seis plantas de piso.

El acceso al edificio se realizará a través de un porche cubierto en la esquina suroeste, entre las calles La Paz e Isabel II, y habrá otro acceso secundario por la calle Francisco de Quevedo. Además del área de acceso y control, la planta baja albergará también el vestíbulo y la zona de información.

El sótano se destinará a zona de almacén y cuartos de instalaciones, mientras que en el semisótano habrá una parte destinada a almacén y otra a usos administrativos.

Y las seis plantas de piso con las que contará el edificio en altura tendrán también un uso administrativo y de atención al público.

Para un mejor aprovechamiento de los espacios, la solución arquitectónica propuesta opta por un concepto estructural de fachada portante, complementado por un núcleo de comunicaciones (escaleras, ascensores, aseos…) también portante, lo que permite disponer de más superficie libre de pilares para una distribución más flexible de los espacios.

Además, y al igual que en otras iniciativas municipales, se proyecta un edificio de consumo energético prácticamente nulo.

Recuperación de la muralla medieval

Por lo que respecta a los restos de la muralla medieval hallados durante las prospecciones arqueológicas realizadas en el terreno, se recuperarán para las obras y se procederá después a su reconstrucción integral en el mismo lugar en el que se encuentran, que coincide con lo que será en el futuro la zona de uso administrativo del semisótano.

Los restos, que quedarán a la vista en dicho espacio, corresponden a las primeras hiladas de los cimientos de la antigua muralla, compuesta por sillares, sillarejos y mampuestos de caliza unidos por argamasa.