Aprobado con un juego muy conservador

09/10/21


Foto: David "Bossu"

PRIMERA PARTE

El Racing encaraba su primera gran prueba de la temporada, primer examen de un exhausto calendario que le marcará para bien, o para mal, el devenir de la temporada.
El equipo local presentaba unos cambios cuanto menos llamativos en su once inicial, el primero era Lucas Díaz por Mikel Parera tras 7 jornadas como titular el hispano-suizo. Por otro lado, en la zaga la variante era Mantilla por el recién recuperado Pablo Bobadilla que había jugado el partido de copa federación y se encontró con la titularidad.

El encuentro comenzó con el planteamiento esperado por parte de los dos equipos, un Racing que no precisaba de balón y un calahorra intentando tener la posesión si mucho éxito.

El choque no disponía de ocasiones peligrosas hasta el momento, y se terciaba complicado para un conjunto local que no encontraba su lugar en el terreno de juego. Pasado los minutos se comenzaba atisbar que el conjunto riojano podía ser un hueso duro de roer. Sin embargo, la primera ocasión del partido fue para los cántabros en una falta desde la frontal del área que botó Pablo Torre y que Borja Domínguez estuvo a punto de impactar con la cabeza y así poder haber puesto en apuros al meta rival.

Se notaba cierta superioridad en el tapete del Sardinero por parte racinguista, pero tampoco los méritos del conjunto de Romo eran en esos momentos suficientes como para lograr el ansiado primer gol, y así abrir la lata riojana.

El partido seguía sin goles. En la recta final de la primera mitad, continuaba sin mucha emoción, ya que el espectáculo que estaban ofreciendo los dos equipos era bastante aburrido. Bien es cierto, que el conjunto local era el que más dominaba. Aún así, en el último suspiro del primer acto los santanderinos tuvieron la ocasión más clara en una falta puesta de nuevo por un Pablo Torre que acariciaba el esférico al punto de penalti y en la que Bobadilla de cabeza estrellaba el balón en la madera, posteriormente en el rechace Satrustegui en una clara oportunidad tampoco podía batir al meta visitante.

SEGUNDA PARTE

Los primeros instantes de la segunda mitad seguían con la tónica de la primera parte, el conjunto riojano no forzaba situaciones como para que el equipo santanderino estuviese en peligro, que en bastantes momentos del partido era claramente inferior. No obstante, los santanderinos no podían sacar mucho pecho por el partido que estaban realizando.

El descontento por parte de la grada empezaba a ser palpable, siendo un juego por parte del equipo local lento, sin ocasiones, sin luz, sin chispa... que dejaba pasar los minutos sin ningún interés y siempre con la incertidumbre y el pensamiento que el rival se pudiera adelantar al Racing en cuanto tuviera una ocasión, algo normalmente habitual cuando el partido está en tierra de nadie y sin mucha historia que contar.

La ansiedad iba en aumento con el transcurso del encuentro, las ocasiones no llegaban, el juego no ayudaba, y el Racing sabía que era necesario materializar un gol rápidamente.
La importancia que este partido tenía era vital, y el equipo local lo sabía, pero parecía que la presión les adueñaba a sus botas. El concepto como tal de equipo no llegaba a ningún buen puerto.

Cuando parecía que pasaban los minutos sin pena ni gloria el Racing se adelantó en el encuentro, con un gol de esos que la retina del ojo agradece cuando los ve. Balón puesto desde el vértice del área a la espalda del lateral de banda contraria, que tras una buena incursión de Borja Domínguez sirve en bandeja de plata el balón a la referencia verdiblanca como es Cedric, para materializar el gol.
Ya se notaba otra sensación ya que estaba creciendo por momentos la prisa y ansiedad por anotar.
La grada iba a sentenciar con una pitada a Guillermo Fernández Romo cuando el técnico madrileño sustituyó a Íñigo y Pablo que estaban siendo de lo mejor del equipo local. Difícil entender estos cambios que lejos de ser necesarios para el momento del encuentro que era, dejaban entrever la postura que adoptaría el equipo del sardinero de cara a la recta final de choque.

En los últimos minutos de enfrentamiento, la intención había cambiado, un calahorra dando sus últimos coletazos que buscaba el empate y un Racing conservador con alguna que otra ocasión esporádica.

Finalizaba el encuentro que había estado marcado por el juego gris de los dos equipos, una victoria necesaria para el Racing y la quinta consecutiva en el sardinero, un Racing que sigue preocupando en muchos aspectos y que no deberían pasar desapercibidos por culpa de las victorias. No se puede estar pidiendo en todos los partidos la hora.

FICHA TÉCNICA

Real Racing Club: Mikel Parera; Unai Medina, Pol Moreno, Bobadilla, Satrustegui; Íñigo Sainz, Borja Domínguez; Soko, Pablo Torre, Álvaro Bustos; Cedric. (min34, M.Jorrín).(min 69 Manu Justo).(min 79 Tienza).(min 79 Isma López).

C.D.Calahorra: Iricibar; Cristian, Robles, Alex arias, Miguel Ángel, Jesús Álvarez, Íñigo Zubiri, Aguado, Jorge Martínez, Jon Madrazo, Eneko Zabaleta. (min 60 David Soto).(min 60 Lander Yurrebaso).(min 63 Andoni Ugarte)

Goles: Cedric, minuto 72

Árbitro: David Recio Moreno del Colegio Navarro. Que amonestó con tarjeta amarilla a los locales; Pablo Torre min 41. Y a los visitantes; Álex Arias min20.

Incidencias: Encuentro perteneciente a la jornada 7 de Primera División RFEF que se disputó entre el Real Racing Club de Santander y el C.D.Calahorra en Los Campos de Sport del Sardinero.

Crónica: Eduardo Calleja




radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Twitter