Opinión


10/04/21

David Bossu

  1. El tirón de orejas a Aritz Solabarrieta

    Después de una tormenta siempre llega la calma, y eso es lo que ha pasado hoy en las instalaciones Nando Yosu con su entrenador Aritz Solabarrieta. Tras las disculpas publicas que en la rueda de prensa del viernes hizo el técnico verdiblanco por su mal comportamiento en el partido ante la SD Amorebieta, hoy se ha visto a un entrenador mucho más educativo,  incluso didáctico en muchas ocasiones de la sesión de trabajo. Parece que los gritos histéricos han pasado a unas correcciones aceptables en cuanto al modo de hacerlas.

    Ahora bien, lo que tiene que tener claro el entorno racinguista, es que este cambio de actitud se debe a un tirón de orejas de los máximos dirigentes de la entidad santanderina. En mi opinión, si no hubiera habido dicha reprimenda, el míster vasco no habría tenido este cambio tan notable. Evidentemente donde manda capitán no manda marinero, y a Solabarrieta no le ha quedado más remedio que ceder.

    También es justo admitir que el perdón de Solabarrieta han sido unas declaraciones muy acertadas, incluso las formas fueron sobresalientes. Con todo esto, hay que decir que no es la primera vez que al técnico de Ondarrua se le llama la atención por su comportamiento en público, y lo que tiene que tener claro este club, es que esta entidad no está para formar a entrenadores que sean los máximos responsables en el banquillo de la primera plantilla racinguista. Por otro lado, es una evidencia que esta plantilla ha tenido mucha paciencia y que ha sabido gestionarse ellos mismo cuando el equipo lo ha necesitado.

    El míster ha prometido como si tal Borbón fuera:“no volverá a pasar”, esperemos que le dure y que tenga claro que esto es un club profesional y que no se puede permitir bajo ningún concepto el mismo comportamiento. No obstante, ahora es lo de menos pensar si las disculpas han sido por la riña de los jefes, o porque realmente así lo piensa y el propio Aritz ha hecho autocrítica con él mismo.

    Tiene un objetivo claro de cumplir ahora mismo, entrar en la Liga 1RFEF es innegociable y este equipo no está para inventos, por lo tanto, hay que pedirle que no se complique hasta final de temporada y que todo lo que haga sea de manual. El técnico vasco parte con cierta ventaja, porque  tiene una plantilla muy superior a sus rivales, y eso debe de ser clave para que se cumpla el propósito de conseguir estar entre los dos primeros de los siete equipos en disputa.

    Es cierto que se ha realizado una segunda vuelta con unos grandes números, pero Solabarrieta y sus jefes han de saber que esta temporada no hay otro término de catalogarla como fracaso. Aunque nos clasifiquemos a falta de tres partidos no será suficiente para decir que la temporada ha sido aceptable.

radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Twitter