Revilla pide al Estado que consulte a las autonomías qué empresas deben cerrar y anuncia la llegada de material sanitario comprado por Cantabria

29/03/20


Imagen de la videoconferencia celebrada hoy (Foto: Lara Revilla)

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha pedido hoy al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que tenga en cuenta el criterio de las comunidades autónomas a la hora de determinar qué empresas realizan producciones esenciales y deben o no cerrar como consecuencia de las nuevas medidas de confinamiento aprobadas este domingo por el Consejo de Ministros.

Ésta ha sido una de las principales reivindicaciones del jefe del Ejecutivo cántabro en la Conferencia de Presidentes celebrada esta mañana, en la que también ha reclamado más medios del Estado para hacer frente a la pandemia y una mayor agilidad en su distribución. En este sentido, y como ya apuntó en reuniones anteriores, ha vuelto a considerar "un error" la centralización de las compras en el Ministerio de Sanidad, a la vista de las dificultades para conseguir los suministros necesarios.

En una comparecencia pública para informar de lo tratado en la Conferencia, el presidente ha explicado que Cantabria apenas ha recibido hasta el momento 20.000 mascarillas de las "cantidades ingentes" de material anunciadas por el Gobierno de España.

No obstante, ha destacado que la Comunidad Autónoma cuenta en estos momentos con los medios necesarios para afrontar la pandemia y ha anunciado la inminente llegada de material adquirido por el Gobierno regional. En concreto, un segundo camión con 100.000 mascarillas quirúrgicas, que se sumarán al entregado el pasado sábado en Valdecilla, y un avión que traerá entre otros suministros 27 respiradores para las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Al igual que la mayoría de los presidentes autonómicos, Revilla ha abogado por que el Estado permita a las comunidades "flexibilidad" a la hora interpretar el Real Decreto que desarrollará las nuevas restricciones aprobadas por el Consejo de Ministros y ha destacado que son las autonomías las que mejor conocen las producciones de las diferentes empresas.

A su juicio, un cierre drástico puede ser un error, dado que cesar la actividad es posible "de hoy para mañana", pero recuperarla "puede llevar meses", y en algunos casos "igual no vuelven a abrir". Se ha mostrado partidario por ello de propiciar el mantenimiento de la mínima actividad posible, siempre y cuando los trabajadores estén de acuerdo y "las medidas de seguridad sean las adecuadas".

De hecho, ha indicado que hay empresas que ya se han dirigido al Gobierno para alertar de los efectos de un cierre drástico.

Por otro lado, Miguel Ángel Revilla ha solicitado a Pedro Sánchez ­la participación de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en el montaje de un hospital de campaña en el Palacio de Exposiciones y Congresos, por si fuera necesario reforzar la capacidad hospitalaria de la región. La misma petición ha sido remitida por el Ejecutivo a la Delegación del Gobierno para que realice los trámites pertinentes, en aras a habilitar este nuevo recurso sanitario, que estará dotado con 200 camas.

Asimismo, el presidente ha vuelto a demandar flexibilidad en la regla de gasto y el endeudamiento permitido a las autonomías para "atender las necesidades de la gente" y hacer frente a la emergencia sanitaria. En la misma línea ha insistido en que se conceda a los ayuntamientos la capacidad de utilizar el superávit para afrontar los gastos derivados de la crisis de la COVID-19.

Para el presidente cántabro, el "gran peligro" de esta pandemia es que derive en una "explosión social", que ¿según sus palabras- "no podemos consentir habiendo recursos". A este respecto, ha incidido en su propuesta, que ya apoyan otras comunidades autónomas y que el presidente Pedro Sánchez ha defendido ante la UE, para garantizar "una renta básica para todas las familias".

A preguntas de los medios de comunicación enviadas de forma telemática, el presidente ha estimado que el PIB español puede perder entre un 5 y un 7 por ciento como consecuencia de la epidemia. De llegar a esa situación, ha precisado, "tardaríamos dos años en recuperar el nivel de PIB que tenemos ahora, con un crecimiento de aproximadamente el 2,5 o 2, 7 por ciento".

Por ello ha anunciado que Cantabria está "explotando al máximo" sus posibilidades y preparando un "plan de choque" que permita reactivar la economía, el cual tiene que venir "acompañado de la Unión Europea y del Gobierno de España". "Nos tienen que permitir contar con recursos y liberarnos de la atadura de la regla de gasto".

Sistema sanitario preparado

Revilla ha apuntado por otro lado que en Cantabria "no hay problemas acuciantes" de recursos sanitarios y ha asegurado que, a pesar del contexto de gravedad, la situación está "absolutamente controlada". "No tenemos una emergencia, disponemos de medios propios, de un margen de camas disponibles y de UCIS", ha agregado.

El presidente también ha querido poner en valor el comportamiento de la ciudadanía de Cantabria, una Comunidad Autónoma que, dentro de esta situación "calamitosa y sorpresiva", "está en muy buenas manos y cuenta con un personal sanitario extraordinario, con vocación, que está permanentemente trabajando, transmitiendo con entusiasmo". "Esto lo vamos a superar, lo vamos a ganar", ha enfatizado.

Finalmente ha expresado su agradecimiento a las empresas y particulares que están realizando aportaciones desinteresadas y trabajando para aportar material sanitario.




radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Verdad o Mentira 19.12.2019

Twitter