Pablo Carranza: "Para competir a cierto nivel, te tienen que dar igual ciertas cosas de la vida que al resto le dan miedo"

21/07/21


Hoy ha estado con nosotros uno de los máximos representantes del skate cántabro, Pablo Carranza. El santanderino ha conseguido un sueño, poder vivir de lo que más le gusta. Ha competido por toda España, Europa y ha llegado hasta California, una de las mecas de monopatín. “Como yo tenía hiperactividad me bajaron a patinar”. Los padres de Carranza, al ver que este era un chico muy movido, decidieron introducirle en este deporte prácticamente desconocido para los años 2000. Poco a poco, nuestro protagonista, fue progresando hasta poder competir fuera de la región.

En un deporte como el skate, es fundamental el apoyo de las marcas. La primera vez que una marca decidió apostar por el joven cántabro fue un subidón para este. Sobre todo, por la ignorancia que existía. “Además en Santander, con el poco conocimiento que había cuando yo empecé a competir hace 12 años”, a diferencia de ciudades como Bilbao, Barcelona o Madrid.

Los skaters siempre han estado perseguidos por la etiqueta de la ilegalidad o la locura. “Es la esencia que nos ha movido durante muchos años. Esa chispa, ese punto gamberrete que todos hemos compartido”. Pablo Carranza habla de ese punto común que tenían todos por la adrenalina y el sentirse diferentes. En competición también muestran ese espíritu rebelde y a veces, hasta temerario. “Para competir a cierto nivel, te tienen que dar igual ciertas cosas de la vida que al resto le dan miedo”.

El riesgo que conllevan este tipo de deportes hacen que se puedan sufrir lesiones muy graves. El rider santanderino ya está acostumbrado a este tipo de percances y a tratar con médicos. “Yo cada vez que se lo explico a un médico me dice que si soy doctor”. Tras el calvario de las lesiones, Carranza ha señalado que es fundamental la ayuda de la familia y amigos a la hora de volver a coger una tabla. “Con el apoyo de la familia, lo primero. Y de los amigos que son los que están ahí en el día a día”. Al haber sufrido tantas lesiones, Pablo Carranza trata de equipar a sus pupilos con un material homologado. Son muchos los que se lanzan a patinar sin tener las protecciones adecuadas para las caídas.

Este 25 de julio es una fecha señalada para todos los raiders del mundo. Ese día echa a rodar el monopatinaje como deporte olímpico. Carranza no ha querido desaprovechar la ocasión para comentar este hecho histórico. “Esto es un reconocimiento, porque es el deporte rebelde más guay que hay ahora en la sociedad moderna. Somos un círculo social que siempre ha sido muy criticado”. Es cierto que últimamente, la estética underground y del skate se ha ido popularizando y empieza a aumentar el apoyo a este tipo de deportes. “Es algo muy bonito” ha celebrado Pablo Carranza. Con este impulso, según el cántabro, se consigue dar una mayor información acerca del deporte, y también de la gente que lo practica.

Crónica: Jaime Ortega


radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Sanidad Cantabria

Twitter

Galerías de fotos