Gobierno y SEO Birdlife elaboran una guía con 100 medidas para "reconectar" las ciudades con la naturaleza

22/03/19


Felipe González, delegado en Cantabria de SEO BirdLife; Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO BirdLife; la vicepresidenta del Ejecutivo, Eva Díaz Tezanos; Jesús García, director del CIMA, e Ignacio Fernández Calvo, coordinador de la publicación. Foto: Raúl Lucio

El Gobierno de Cantabria, a través del CIMA, y la organización SEO BirdLife han editado el libro '100 medidas para la conservación de la biodiversidad en entornos urbanos', una guía para "reconectar" las ciudades con la naturaleza.

La vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, durante la rueda de prensa convocada para informar sobre esta publicación, ha defendido la necesidad de integrar la conservación de la biodiversidad en el diseño, planificación y ordenación territorial de las ciudades, para afrontar un gran reto medioambiental y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. Desafío que han compartido la directora ejecutiva de SEO BirdLife, Asunción Ruiz, y el coordinador de la obra, Ignacio Fernández Calvo.

El libro, según ha explicado, recoge cómo hacer que las áreas verdes, parques y jardines sean espacios urbanos más humanos y habitables, y cómo conseguir que la conservación de la biodiversidad urbana sea "un recurso de calidad del medio urbano". Además, pone de relieve "el alcance de los servicios medioambientales que la naturaleza aporta en nuestras ciudades" y "aporta un recurso de ciencia ciudadana, que es un derecho fundamental para garantizar la participación de las personas".

La vicepresidenta, además, ha puesto en valor esta guía para conocer la realidad y facilitar la toma de decisiones y para "utilizar la biodiversidad como factor de mitigación del cambio climático desde las ciudades".

La publicación va dirigida a profesionales implicados en la planificación y gestión de las ciudades, administraciones locales, y público en general, para "incitar el activismo de los vecinos de las ciudades por la conservación de la naturaleza", según ha explicado su coordinador, que ha coincidido con la vicepresidenta en que la conservación de la naturaleza "debe ser un objetivo transversal, y no solo la competencia de una concejalía de medio ambiente o de parques y jardines".

Así, la guía estructura las 100 medidas en diferentes áreas de actuación que van desde la gestión municipal hasta la educación y participación de la ciudadanía, pasando por la expansión urbanística, la construcción de edificios e infraestructuras, la creación de infraestructuras verdes y la protección de especies.

Asunción Ruiz ha asegurado que esta publicación tiene un gran valor no solo para Cantabria y España, sino también para toda Europa que "está esperando herramientas como este libro para hacer frente a la gran crisis de biodiversidad también desde las ciudades".

Reconectar las ciudades con la naturaleza

Tanto la vicepresidenta como los representantes de SEO Birdlife han destacado la necesidad de "reconectar las ciudades con la naturaleza", un objetivo que según ha señalado Asunción Ruiz "no es un capricho naturalista", sino una forma efectiva de mejorar la calidad de vida de las ciudades y mejorar su cohesión social.

"Debemos atender la biodiversidad en los ambientes donde está la ciudadanía, donde vivimos y trabajamos el 80% de la población de España, en esas junglas de hormigón", ha defendido Ignacio Fernández Calvo, que ha puesto en valor los efectos positivos para la salud física y mental de las personas y porque "solo así conseguiremos frenar la crisis global de biodiversidad".

Una crisis que Díaz Tezanos ha calificado de "preocupante" y que ha atribuido a la "actividad humana y la creciente urbanización del Planeta, algo a lo que ninguna región nos hemos sustraído" y a lo que desde algunos ámbitos científicos se ha calificado como "la sexta extinción", según recoge la publicación.

Un gobierno del siglo XXI

La directora ejecutiva de SEO Birdlife ha destacado la implicación del Gobierno de Cantabria en este desafío, al que ha calificado como "un Gobierno del siglo XXI". "Los retos económicos y sociales a los que se enfrenta la sociedad del siglo XXI son retos medioambientales que deben abordar los gobiernos junto con la sociedad", ha señalado.

Una forma de gestión pública que la vicepresidenta también ha defendido como "ejercicio de buen gobierno". "Las políticas centradas en el desarrollo y la justicia ambiental deben abrirse en todos los frentes y con una fuerte implicación social", ha manifestado la consejera, que ha apostado por fórmulas de colaboración con el tejido asociativo, como la edición de esta guía, junto a una organización "con una dilatada experiencia en la defensa del patrimonio y el bien común".




Verdad o Mentira 11 Julio 2019

Twitter