Santander probará el proyecto piloto "KissMyBike", un sistema antirrobo para bicicletas

18/07/19


Presentación proyecto KissMyBike

La alcaldesa explica que Santander, Milán y Amberes probarán desde finales de mes este sistema que avisará a los usuarios cuando la bicicleta sea manipulada o movida inesperadamente, y permitirá geolocalizar el vehículo rastreando su ubicación.

Santander probará desde finales de este mes el proyecto piloto ‘KissMyBike’, un sistema antirrobo para bicicletas que avisa instantáneamente a los usuarios en el momento en que la bicicleta es manipulada o movida de forma inesperada.

Así lo ha anunciado hoy la alcaldesa de Santander, Gema Igual, en una presentación que ha tenido lugar en el centro cívico de Numancia, ante representantes de la asociación Cantabria con Bici, y en la que han participado además el concejal de Innovación, Javier Ceruti, técnicos de Innovación y de la empresa alicantina Actum4, que forma parte del grupo que desarrolla este sistema.

Al igual que el aparcamiento cubierto para bicicletas presentado el pasado viernes junto a la estación de ADIF, se trata de un nuevo proyecto piloto desarrollado en el marco del programa europeo Synchronicity, en el que el Ayuntamiento participa junto a una treintena de socios de todo el mundo.

La regidora santanderina ha explicado que Santander volverá a convertirse en campo de pruebas de un proyecto innovador, esta vez junto a las ciudades de Milán (Italia) y Amberes (Holanda), donde también se realizarán pruebas de este nuevo sistema antirrobo.

La idea es instalar, en las bicicletas de la Universidad de Cantabria, entre 10 y 15 dispositivos que actúan como GPS, permitiendo geolocalizarlas y obtener matrices de movilidad de las mismas, para lo que se explicará el proyecto a todas las personas que vayan a hacer uso de estas bicicletas y se solicitará su participación voluntaria.

La alcaldesa ha animado a los vecinos a participar en esta fase de prueba y ha asegurado que se trata de una iniciativa cuyo objetivo es la tranquilidad de los ciudadanos que se mueven en bicicleta, que prime la seguridad en la movilidad ciclista y que, si se produce algún robo, éste pueda tener el mejor desenlace para los propietarios.

Igual ha asegurado que una vez conocidos los resultados del piloto, el Consistorio valorará el modo de implantar y extender este sistema al resto de la ciudad.

“El uso de este dispositivo permitirá generar mapas de movilidad de bicicletas y zonas más seguras, de forma que podamos conocer, por ejemplo, las rutas más frecuentes y nos ayude así a planificar acciones futuras para promover el uso de la bicicleta”, ha añadido.

Para la alcaldesa, iniciativas como ésta demuestran, una vez más, la capacidad que la tecnología tiene de mejorar la calidad de vida en las ciudades y la especial incidencia que puede tener en aspectos ligados a la movilidad, como es este caso.

“Esperamos que este proyecto, que servirá para experimentar los usos y funcionalidades que proponen sus desarrolladores, tenga éxito y pueda replicarse en otros lugares, convirtiéndose en un nuevo modelo de negocio y realizando su propia contribución para transformar la movilidad en nuestras ciudades”, ha añadido.

Por último, ha remarcado, que el Ayuntamiento de Santander está desarrollando “un importante trabajo en innovación que ha situado a la ciudad a la vanguardia tecnológica a nivel internacional y también en el ámbito de la movilidad ciclista, algo que pretendemos promover a lo largo de esta legislatura”.

Proyecto europeo Synchronicity

El Ayuntamiento de Santander, junto con otra treintena de socios distribuidos por toda Europa, Suiza, Corea y México comenzó en enero de 2017 un proyecto europeo denominado SynchroniCity: Delivering an IoT enable digital Single Market for Europe and beyond” (SynchronicCity: Creación de un mercado digital único para el Internet de las Cosas en Europa y resto del mundo)

Cuenta con un presupuesto global de casi 20 millones de euros y con la participación de 35 socios de once países. Los socios españoles son el Ayuntamiento de Santander, la Universidad de Cantabria, la pyme santanderina TST, la empresa murciana Hop Ubiquitous y AtoS España.

El objetivo del proyecto es crear estándares tecnológicos para fabricantes y proveedores de dispositivos y soluciones para smart cities basadas en el concepto de internet de las cosas. Se trata de progresar en la consecución del denominado mercado digital único y de este modo conseguir reducir los costes ligados a los desarrollos tecnológicos facilitando la adopción de las soluciones tecnológicas por parte de las ciudades.

Para ello, los miembros del consorcio SynchroniCity han desarrollado un marco de software en el que integrar esas soluciones y así formar el germen del mercado digital.

Para comprobar que ese marco desarrollado era adecuado, el presupuesto del proyecto contemplaba 3 millones de euros dirigidos a la convocatoria de “open call”, es decir, de ayudas a las empresas y emprendedores que planteen el desarrollo de productos o servicios ligados al objeto de proyecto.

Además de presentar la solución, las empresas debían seleccionar una o varias ciudades para ejecutar proyectos piloto, de forma que demostraran que su solución era fácilmente adaptable a cualquier entorno urbano.

Santander es una de las ciudades que acogen los pilotos del proyecto, junto a Oporto (Portugal), Londres y Manchester (Reino Unido), Milán (Italia), Antwerp (Bélgica), Eindoven (Países Bajos), Helsinki (Finlandia), León (México), Portland (Estados Unidos) y SeongNam (Corea).

En octubre de 2018 se falló de la convocatoria pública y fueron seleccionados 16 ganadores, de los cuales, 7 eligieron Santander como una de las ciudades donde desarrollar el piloto, como es el caso del aparcamiento para bicis videovigilado que se han instalado en la plaza de las Estaciones.

Todos los proyectos ganadores son financiados directamente por el proyecto europeo SynchroniCity, sin que ninguna ciudad deba aportar ningún otro recurso salvo facilitar el desarrollo del piloto de una manera consensuada con cada desarrollador.




Twitter