Paralizada toda actividad no esencial en España

29/03/20


Pedro Sánchez

La tendencia al alza del número de fallecidos por coronavirus en los últimos días ha llevado al Gobierno a endurecer el confinamiento de los 47 millones de españoles. Pedro Sánchez anunció ayer que este domingo se aprobará, en un Consejo de Ministros extraordinario, la limitación total de movimientos salvo los de los trabajadores de actividades esenciales. Estará en vigor desde mañana hasta el 9 de abril, ambos días inclusive. El Gobierno había intentado esquivar esta medida, pese a las crecientes de peticiones de la oposición y de sus aliados, por el impacto económico que tendrá. De hecho, los empresarios la acogieron con recelo. El presidente del Gobierno aumentó además la presión sobre la Unión Europea, a la que reclamó “decisiones valientes y contundentes”.

El confinamiento generalizado de la población se produce después de que España haya superado los 72.000 contagiados y los 5.690 fallecidos por la Covid-19. Los socios de Sánchez, incluido Unidas Podemos, presionaban para que se adoptaran medidas más drásticas. La Moncloa inició la semana reacia a endurecer aún más la restricción de movimientos, pero cambió tras ver cómo la cifra de fallecidos se disparaba en las últimas 48 horas. El objetivo es rebajar durante las dos próximas semanas la movilidad a los niveles que hay los fines de semana, pero que aumenta los días laborables.

El decreto que impuso el estado de alarma enumeraba una lista de actividades que podían permanecer operativas. La orden permitía que se mantuvieran abiertos los establecimientos minoristas de alimentación, bebidas, productos y bienes de primera necesidad; farmacéuticos, médicos, ópticas y productos ortopédicos e higiénicos; prensa y papelería; combustible para la automoción; estancos; equipos tecnológicos y de telecomunicaciones; alimentos para animales de compañía; comercio por Internet, telefónico o correspondencia; tintorerías y lavanderías. Todas las demás actividades quedaban suspendidas.

Fuentes del Gobierno entienden que las empresas que operan para suministrar a estos servicios son las únicas que podrán seguir operando hasta el 9 de abril. Entre ellas están actividades relacionadas con el sector primario, como la agricultura y la pesca y productos alimentarios, la fabricación de ropa de trabajo, productos farmacéuticos, y el transporte y distribución de todos los productos considerados básicos. Cualquier actividad que comporte teletrabajo también se podrá mantener.

Sánchez insistió, en una comparecencia telemática, que durante los días que se aplique este permiso retribuido los trabajadores “continuarán recibiendo su salario con normalidad”. Una vez que termine la situación de emergencia sanitaria, los empleados recuperarán las horas de trabajo no prestadas de manera paulatina y espaciada en el tiempo. La reducción extrema de la movilidad estará en vigor prácticamente hasta que acabe el actual plazo del estado de alarma, el 11 de abril, como aprobó el Congreso de los Diputados la madrugada del jueves.

La medida, particularmente contundente, la reclamaban comunidades como Cataluña. El president de la Generalitat, Quim Torra, pidió el confinamiento “total” de la comunidad salvo para los trabajadores de sectores esenciales en la videoconferencia de presidentes autonómicos del pasado domingo. Barones del PSOE y del PP solicitaron restringir, en distintos grados, los movimientos de la población. Entre ellos, Juan Manuel Moreno (Andalucía), Javier Lambán (Aragón), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) y Ximo Puig (Comunidad Valenciana).

El posicionamiento más extremo fue el del presidente de Murcia, Fernando López Miras, del PP, que trató de endurecer de forma unilateral, mediante decreto, la cuarentena. El Gobierno desautorizó el “cierre total de la región, excepto los servicios mínimos” y recordó que una orden de esas características solo puede darla la autoridad competente, en este caso el ministro de Sanidad, Salvador Illa, “como autoridad delegada” en virtud de la declaración del estado de alarma. El Gobierno argumentó entonces que seguía “en todo momento” las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y reiteró que había adoptado las medidas “más drásticas en Europa y de las más estrictas a nivel mundial”. La cifra de contagios era en ese momento de 28.572 personas y los fallecidos 1.720.

Pese a los avisos del Gobierno de que “lo peor” estaba por llegar, los casi 4.000 fallecidos y 44.000 infectados más respecto al domingo anterior dejan un escenario estremecedor. “En España vivimos las horas más tristes y amargas. El pasado fin de semana dijimos que esta semana iba va a ser muy dura. A medida que nos estamos acercando a la cresta de la ola, el virus nos está golpeando con una violencia despiadada. Cuando la batalla se hace más intensa, no es el momento de bajar la guardia. Es el momento de intensificar la lucha”, dijo Sánchez para justificar el incremento de las restricciones.

A la espera de coronar el pico de la epidemia, el presidente hizo un llamamiento a la unidad frente a la catástrofe sobrevenida. “Hay quienes aprovechan para vocear la gravedad de la situación que todos ya conocemos y extender el miedo, y otros trabajan con abnegación. Hay quienes buscan culpables, fomentan el rencor y la división. Otros trabajan por la unión y la lealtad”, distinguió.

La situación no puede ser más crítica tras dos días con el número de fallecidos subiendo —832, según el último parte del Gobierno— pese a las expectativas optimistas a mitad de semana. La curva no se aplana y sigue sin alcanzarse el pico de contagios. “Entre tanto, todo lo que puedo ofrecer es sacrificio, resistencia y moral de victoria”, dijo Sánchez al resumir el drama que golpea al país.

“Los responsables públicos debemos dejarnos guiar por los expertos y solo por ellos, dar la cara y combatir el único enemigo que nos amenaza: el virus y sus estragos sanitarios, económicos y sociales”, destacó Sánchez. “Un día más es un día menos”, finalizó en un último alegato con el que trató de transmitir esperanza. Sin que todavía haya pasado lo peor.




radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Verdad o Mentira 19.12.2019

Twitter