'Quizá tengamos que celebrar la Navidad con distancia de seguridad dentro de casa y con mascarillas'

20/11/20


Responsables de áreas claves de Valdecilla en la lucha contra el covid y ciudadanos que sufren secuelas tras haber superado la enfermedad participaron ayer en una charla digital organizada por Líderes Cantabria en colaboración con El Diario Montañés y emitida a través de www.eldiariomontanes.es. Médicos y enfermeras reconocieron que los meses de trabajo en circunstancias tan excepcionales comienzan a pasar factura en algunos profesionales y apelaron a la responsabilidad de los cántabros para que ayuden como puedan: cumpliendo las normas sanitarias y limitando todo lo posible la interacción social sin mascarilla, pero también donando plasma si han superado el covid y evitando siempre que sea posible saturar las urgencias y el sistema sanitario. El testimonio de ciudadanos de diferentes rangos de edad y sin patologías previas que han padecido la enfermedad y sus efectos colaterales dio muestra de las graves secuelas que puede dejar el covid.

Marichu Mantilla, supervisora de Enfermería de UCI, fue una de las profesionales más directas al pedir responsabilidad y ayuda a la sociedad cántabra: “Estamos cansados y necesitamos un poco de apoyo. Y que no caiga sobre nosotros todo el peso de la responsabilidad. Nosotros estamos aquí y los ciudadanos tienen que saber que cuentan con los mejores profesionales, porque los tienen, pero que también necesitamos esa parte de ayuda desde el exterior”. Mantilla, que ha vivido en primera línea la lucha contra el covid en Valdecilla recordó también que “el invierno es muy largo y aquí ya estamos preocupados por lo que puede pasar en enero y febrero si no respetamos las normas y si no tomamos conciencia y responsabilidad”.

La periodista Leticia Mena, directora de Líderes Cantabria, moderó el encuentro e interrogó a los profesionales sanitarios sobre los errores que ha podido cometer la población para llegar a la situación actual. Juan Carlos Rodríguez Borregán, jefe de Servicio de Cuidados Intensivos se mostró comprensivo con la sociedad, aunque alertó de los problemas que están generando determinadas prácticas: “Entendemos que todo el mundo quiere hacer cosas que formaban parte de nuestra vida normal, pero por otro lado pensamos que todo eso igual se podía hacer, pero con un poco más de cuidado y sin quitarse la mascarilla tantas veces”.

Rodríguez Borregán puso el ejemplo de la hostelería, uno de los sectores de negocio más afectados a pesar del esfuerzo que han hecho muchos hosteleros por convertir sus locales en espacios seguros. “Un bar o una terraza no es un sitio de contagio. El contagio se produce cuando nosotros llegamos allí y creemos que podemos hacer lo que nos dé la gana: nos quitamos la mascarilla, estamos allí una hora o dos con la mascarilla quitada, hablando en un tono más alto del normal y girándonos para hablar con el de al lado. El problema no es el local. El problema es lo que hacemos nosotros en ese local”.

CÓMO AFRONTAR LA NAVIDAD

El gerente de Valdecilla, el doctor Rafael Tejido, habló de las principales inquietudes del sector sanitario en estos momentos. “Estamos consiguiendo frenar los contagios, pero incluso en los mejores casos estamos todavía con tasas de incidencia muy altas. Cuando tienes ese suelo tan alto, incluso una tasa de incidencia que baja de 500 a 300 casos por 100.000 habitantes te deja en una situación límite. A nada que haya movilidad o reuniones familiares vuelve a haber una ola. Francamente, si no conseguimos bajar la incidencia por debajo de 100 casos por 100.000 habitantes habrá nuevas olas”.

Aunque subraya que su especialidad no es la epidemiología, la experiencia acumulada en estos nueve meses de pandemia al frente de Valdecilla le ofrece una perspectiva clara sobre las medidas que le parecen más adecuadas para frenar los contagios: “Prefiero medidas más duras, más drásticas y de menor duración, que bajen rápidamente la incidencia y que nos permitan volver cuanto antes a nuestro modelo de vida”.

Tejido pidió a la población que se cuide lo máximo posible para no enfermar y para no hacer enfermar a sus familiares y amigos. “El sitio donde tenemos más riesgo son los lugares cerrados donde nos quitamos las mascarillas, donde hablamos alto, donde cantamos, donde bebemos juntos y cercanos. En esos sitios hay que tener una especial precaución y, de la misma forma que nos cuidamos cuando salimos a la calle, cuando nos reunimos alrededor de una mesa con nuestros familiares y amigos hay que seguir manteniendo las medidas incluso con más intensidad que cuando estamos por la calle. Igual tenemos que hacer unas Navidades con distancia de seguridad dentro de casa y con mascarillas”.

Por último, el gerente del principal hospital de Cantabria reconoció que es complicado para la población mantener alta la guardia, pero pidió un esfuerzo en un momento como el actual, de gran presión para el sistema sanitario. “Sabemos que es muy duro llegar al hospital y que aislemos a la gente, decir a los familiares que no pueden entrar, decir a veces incluso a los periodistas que no pueden entrar, pero queremos pedir a la gente que nos entiendan, que tengan paciencia en ese sentido. Pienso que la mayoría de la población se comporta bien, pero una minoría no. Y esa minoría, desde el punto de vista de una pandemia, es la que va a provocar que sigamos con muchos casos. Pedimos a aquellos que se comportan bien, pero que tienen alguna persona cercana que no cumple las normas, que sean proactivos y les expliquen que deben ser responsables para evitar que por una sola persona se contagien muchos.

DONACIÓN DE PLASMA

Héctor Alonso es médico de Urgencias, jefe de estudios de los Residentes y uno de los primeros sanitarios que se contagió de covid en Valdecilla. Desde su posición en Urgencias recordó la importancia de la donación de plasma para luchar contra el covid. “En los primeros días de la enfermedad, uno de los tratamientos más útiles en los pacientes gravemente afectados es la administración de plasma hiperinmune. Por eso animo a toda la gente que haya tenido el covid y que lo haya superado a donar plasma. Puede ser muy necesario para salvar las vidas de nuestros conciudadanos. Sólo tienen que ponerse en contacto con el Banco de Sangre”.

Alonso también hizo hincapié en el cumplimiento de las normas de seguridad básicas: “El virus al que nos enfrentamos en esta segunda ola es un virus que ha mutado y que tiene una infectividad muchísimo más alta, y creo que es un poco responsabilidad de todos. Pero el hospital está para ayudar a la gente y ahí vamos a estar durante todo este periodo de tiempo”.

Cristina Baldeón, adjunta de Medicina Interna, y Jesús Artal, jefe de Psiquiatría, aportaron también su visión de la situación y explicaron cómo están viviendo los profesionales sanitarios esta segunda ola: “Todos tenemos síntomas. Estamos durmiendo peor, estamos más irritables, estamos ya cansados, preocupados por nosotros, por nuestra familia, por nuestros pacientes, por la sociedad, por la economía. Pero estos síntomas no constituyen una enfermedad. Algo que se está viendo es que los profesionales, pero también la sociedad, somos más fuertes de lo que podíamos prever”.




Más noticias de Ocio/Cultura/Toros

Histórico de Ocio/Cultura/Toros

radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Campaña de Navidad Teiba 2020

Twitter