Opinión


29/09/16

Onésimo Pérez

  1. El toro de la peña

    Esta es la segunda vez que escribo sobre el toro de la Vega, hoy el toro de la Peña que al fin al cabo viene siendo lo mismo.

    Vaya por delante que soy taurino hasta la médula y que no me gusta para nada este tipo de espectáculo como tampoco me gustan infinidad de festejos que se celebran en muchas localidades de España donde no hay animales de por medio pero sin embargo las respeto, ¿Quién soy yo para prohibir el toro de la Vega?, una fiesta que se celebra en Tordesillas desde hace cinco siglos, en mi opinión no se puede ir a provocar a quien le gusta. Es que nos ponemos como locos porque van a matar un toro, y luego esos mismos comen animales sin excepción, ¡por favor no engañemos a nadie!

    Sigamos manifestándonos por gilipolleces, y sigamos dejando que los políticos nos manipulen y nos hundan en la miseria porque todos quieren el sillón.

    Creo que si en España no se castiga la quema de banderas o los retratos del Rey, orinen sobre la enseña de España los separatistas, que los extranjeros acaparen todas las ayudas sociales cuando hay muchos españoles pasándolo mal, que los jueces no castiguen a criminales, que los borrachos sigan conduciendo y asesinando impunemente a inocentes y un millón de cosas mas, y el Estado que nos administra se cruza de brazos y no reacciona ante los repetidos delitos contra la Constitución de determinados dirigentes separatistas, francamente lo del toro de la Vega se me antoja una minucia, un mal menor, pero aquí lo realmente importante es lo del toro de la Vega.

    Los animalistas no sufren con el toro, sufren con la realidad y el concepto de España, hablan de violencia pero ellos la promueven y la contagian, los animalistas insultan y vejan a los aficionados a la tauromaquia. La asociación antitaurina PACMA, insulta a los que acudimos a los toros pero no se atreve y silencia la degollación de miles de corderos en la fiesta musulmana. En PACMA, hay militantes que han maltratado en las redes sociales a la madre y esposa de un joven torero muerto en la plaza, el animalismo político se mueve en un instinto violento contra quienes no comparten sus ideas. ¡Hay si levantaran la cabeza grandes Españoles, como Rodrigo Díaz de Vivar, Blas de Lezo, Hernan Cortés, Goya, Picasso, Alberti, Lorca, Gerardo Diego, Peman, Ortega y Gasset, Marañon, y tantos otros que les faltaría papel y tinta para nombrar a tantos hombres y mujeres de costumbres y tradiciones que dieron su vida por España!,

    Los toros no han sido nunca ni de derechas ni de izquierdas, en España ha sido la fiesta nacional, nuestras costumbres y nuestra identidad como pueblo, donde a nadie se le pone una pistola en el pecho para que asista a presenciarla, y a los que nos gusta respetamos a todo aquel que no le guste.

        Parece ser que a estos políticos de nuevo cuño, lo único que les importa es terminar con los toros, con las costumbres, con las tradiciones y  porque no decirlo con España. ¡Con la que está cayendo en este País! en lugar de formar Gobierno que somos el hazmerreír de Europa y no precisamente por el Toro de la Vega, pero mientras sus señorías sigan cobrando sin trabajar pues que sigan rodando la bola.

Twitter

Las más vistas hoy