Mozart llega al Festival de la mano del pianista Pierre-Laurent Aimard

20/08/19


El maestro Gianandrea Noseda y la Orquesta de Cadaqués acompañarán al solista francés en la interpretación del ‘Concierto n. 25 en Do Mayor’ del compositor austriaco
 
La Orquesta de Cadaqués, dirigida por el maestro italiano Gianandrea Noseda, ofrecerá este miércoles en la Sala Argenta (20:30 horas) un concierto en torno a dos obras de carácter dieciochesco: el ‘Concierto para piano y orquestan. 25 en Do Mayor K. 503’ de Mozarty el ‘Pulcinella’ de Stravinsky, que a pesar de haber sido creado en 1920 es una obra que mantiene el espíritu del XVIII. “Pulcinella fue mi descubrimiento del pasado, la epifanía que hizo posible todas mis obras posteriores”, reconocía Stravinsky sobre esta obra, cuyo argumento procede de un manuscrito del año 1700 encontrado en Nápoles. Para interpretar el concierto de Mozart, el Festival cuenta con un pianista de primer nivel, el francés Pierre-Laurent Aimard. La soprano Barbara Frittoli, el tenor Francesco Marsiglia y el barítono Nicola Ulivieri serán las voces solistas en ‘Pulcinella’, que además en esta ocasión, algo poco habitual, se podrá escuchar de forma íntegra.
 
Desde 1998, Gianandrea Nosedaes el director principal de la Orquesta de Cadaqués, donde Jaime Martín, director artístico del Festival Internacional de Santander y uno de los músicos fundadores de esta orquesta, ocupa el cargo de director titular desde 2011. Cuenta con varias grabaciones con sus directores principales y ha creado la colección de música clásica para niños ‘Solfa la redonda’. Recientemente ha actuado en la Philharmonie de Eindhoven, ha inaugurado el Festival de Música de Bremen con tres conciertos y ha estado presente en salas como la Groβes Festpielhaus de Sazlburgo y la Philarmonie de Luxemburgo.
 
El maestro Gianandrea Noseda ha dirigido, entre otras orquestas, la Filarmónica de Berlín, la Orquesta Sinfónica de Chicago y la Orquesta de Cleveland, y ha participado en los teatros de ópera y festivales internacionales como la Scala de Milán, la Royal Opera House y el Festival de Salzburgo.
 
Señalado por la crítica como un destacado intérprete del repertorio pianístico de todas las épocas, el francés Pierre-Laurent Aimardfue galardonado con el prestigioso International Ernst von Siemens Music Prize de 2017, en reconocimiento a una vida dedicada al servicio de la música. La Orquesta de Cadaqués acompañará a Aimard en la interpretación del ‘Concierto para piano y orquesta n. 25 en Do Mayor K. 503’ de Mozart. El compositor austríaco será también protagonista al día siguiente en el Festival, en el concierto de Marc Minkowski y Les Musiciens du Louvre, que interpretarán su ‘Gran Misa en do menor’.
 
La soprano Barbara Frittoli será una de las tres voces solistas que cantarán en ‘Pulcinella’.Ha ganado varios concursos internacionales y entre las actuaciones más importantes de su carrera destacan ‘Le nozze di Figaro’ (contessa d’Almaviva) en Ferrara y ‘Otello’ (Desdemona) en el Festival de Salzburgo y en el Teatro Regio Torino con Claudio Abbado.
 
Junto a Frittoli estará el tenor Francesco Marsiglia, que ha ganado concursos como la 58 Edición de ‘A. Belli- Comunidad Europea 2004’ del Teatro Lirico Sperimentale di Spoleto. Y el barítono Nicola Ulivieri, que ha participado en las principales temporadas internacionales y ha actuado en el Teatro alla Scala, en el Teatro Regio Torino, el Gran Teatro la Fenice de Venecia y la Ópera de Roma, entre otros.

‘PULCINELLA’ 

Sergei Diaghilev, fundador de los Ballets Rusos, fue quien encargó a Stravinsky la composición de un ballet sobre una música atribuida entonces al compositor napolitano Giovanni Battista Pergolesi. El libreto, a cargo del coreógrafo Léonide Massine, recogía la tradición de la ‘commedia dell´arte’ del s. XVIII: teatro improvisado por una compañía a partir de un argumento previo y contando con unos personajes fijos, entre los cuales se encontraba un criadopícaro y astuto llamado Pulcinella.
 
La aceptación del encargo, que había sido rechazado por Manuel de Falla, supuso el fin del exilio de Stravinsky en Suiza y su reencuentro con los Ballets Rusos. Sin el revuelo causado por ‘La Consagración de la primavera’, la trascendencia de ‘Pulcinella’ fue aún mayor. Los diferentes movimientos de esta obra tienen en común un clima de humor, jovialidad y viveza, acordes a los personajes de la ‘commedia dell´arte’, aunque no faltan movimientos de carácter pausado. 
 
‘Pulcinella’ prescinde de percusión y, al igual que el concierto para piano de Mozart, de clarinetes. Conserva por otra parte la convención barroca de dividir las cuerdas en concertino (cinco solistas) y ripieno (resto de arcos), y también opone las maderas y los metales. A los instrumentistas se suman tres solistas vocales (soprano, tenor y barítono), que no se identifican con personaje alguno.




Twitter